icon arrow-down icon arrow-left icon arrow-right icon arrow-up icon bars logo of american-express logo of visa logo of mastercard logo of paypal icon stripe logo of discover icon credit-card icon mail icon facebook icon rss icon google-plus icon instagram icon linkedin icon phone icon pinterest icon play-btn icon add btn icon search icon shopping-cart icon tag icon close little close icon icon trash icon user icon vimeo icon whatsapp icon youtube icon oxxo icon spei icon twitter icon fancy icon grid view icon list icon like icon tumblr logo of diners
Regresa a la tienda
Carrito de compra
Regresa a la tienda
Debido a la contingencia, los pedidos demorarán un poco más de lo habitual. Gracias por su comprensión #YoMeQuedoEnCasa

¿Qué son las ondas de choque?

Para introducirnos al tema, es necesario definir ¿qué es la terapia de ondas de choque?, la terapia de ondas de choque radiales emite energía mecánica en el tejido. Las ondas de choque, generadas por un proyectil acelerado en la pieza de mano, penetran mucho más profundamente de lo que es posible con la terapia manual. A pesar de esto, el paciente nunca está expuesto a la radiación ni nada similar. El impulso mecánico solo desencadena una reacción terapéutica, como la que se logra con el masaje, etc. Convencidos de los beneficios futuros del tratamiento de la terapia de ondas de choque radiales, el equipo de Reha Herrmann en Röthenbach decidió ampliar la gama de tratamientos que ofrece para la terapia de ondas de choque radiales.


A continuación, se describirá el estudio en un grupo de estudio para las ondas de choque.
Una descripción general de los pacientes que han recibido tratamiento con ondas de choque debe indicar qué tan efectivo es el tratamiento. En este análisis se incluyen 65 pacientes masculinos y femeninos de diferentes grupos de edad y profesiones, con los siguientes problemas después de una lesión, tensión o cirugía: tendinitis rotuliana, problemas de la columna cervical / hombro (puntos gatillo miofasciales), espolones en el talón, irritación de tendón de Aquiles, problemas en el hombro (impacto), la artrosis de la articulación carpometacarpiana, la osteoartritis de la rodilla, la periostitis, la compresión nerviosa. El aplicador 2 (diámetro 15 mm) fue el aplicador más utilizado. Los pacientes con artrosis de la articulación carpometacarpiana, la osteoartritis de la rodilla y la periostitis fueron tratados con el aplicador 1 (6 mm) también. La terapia de ondas de choque radiales se administró una o dos veces por semana.

 

Frecuencia

Energía de pulso (mJ)

Número de golpes/tratamiento

Número de tratamientos

Tendinitis rotuliana

12-16

 

60-90

2,000-4,500

6-8

Problemas de columna cervical / hombro MTPs

 

8-16

60-90

2,000-4,000

8

Espuelas de talón

10-16

60-90

2,000-500

7

Irritación de tendón de Aquiles

10-16

60-90

1,500-3,000-4,000

8

Artrosis de la articulación carpometacarpiana

4-12

60-90

2,500-5,000

12

Problemas de hombro (cirugía)

12-16

60-90

800-2,000

8-10

Osteoartritis de rodilla

6-15

 

60-90

1,000-2,000

8

Periostitis

6-15

60-90

1,000-2,000

8

Compresión nerviosa

10-16

60-90

4,000-6,000

6

 

Aunque la terapia de ondas de choque radiales es una intervención relativamente intensiva, la mayoría de los pacientes la tolera bien. Naturalmente, la intensidad de los impulsos debe ajustarse a la sensibilidad al dolor individual del paciente y reducirse si es necesario. Los resultados de 65 sujetos seguidos hablan por sí mismos. Incluso los pacientes que no tuvieron éxito con otras formas de tratamiento experimentaron una mejoría significativa en los síntomas o incluso una completa libertad del dolor.

En ninguno de ellos la terapia no respondió o tuvo que ser abortada, incluso en algunas terapias tuvo grandes beneficios, por ejemplo, la terapia de ondas de choque radiales demostró ser particularmente efectiva en problemas de tendones de Aquiles y espolones calcáneos. Por supuesto, es fundamental para el tratamiento una historia clínica exhaustiva del paciente, que incluya una revisión de las áreas afectadas de forma secundaria. Los ocho pacientes incluidos en el estudio tenían afecciones inducidas por trauma y crónicas. La terapia se planificó en consecuencia. Casi todos recibieron tratamiento simultáneo en la articulación sacroilíaca y de la rodilla, en los casos crónicos, generalmente también en las vértebras y el tendón plantar. Al comienzo del tratamiento con ondas de choque radiales, se determinó el umbral de dolor individual de cada paciente y la intensidad máxima del impulso se ajustó en consecuencia.


La terapia de ondas de choque se usó para tratar todos los problemas primarios en todos los pacientes, complementados posteriormente con crioterapia para calmar los tejidos y terapia manual para áreas que eran demasiado sensibles. En los casos inducidos por traumatismos que implican la ruptura parcial del tendón, la terapia de ondas de choque radiales no se aplicó hasta sesiones posteriores, ya que inicialmente habría sido demasiado doloroso.


Una vez que el tejido ya ha comenzado a sanar y se puede promover la curación mediante terapia de estiramiento y fricción profunda, se puede iniciar el tratamiento con ondas de choque.
Como conclusión encontramos que la terapia con ondas de choque no es una herramienta universal para resolver todos los problemas, sin embargo, es un complemento sensible y eficiente para la gama de terapias en el arsenal de equipos de un fisioterapeuta. Puede alcanzar estructuras más profundas con mayor facilidad. Incluso los pacientes que no habían tenido éxito con otras formas de tratamiento experimentaron una mejora significativa en los síntomas. Intensidad media del dolor del paciente antes y después.